jueves, 12 de noviembre de 2015

Los huéspedes (The Visit)

  También conocida como 'La Visita'

Año: 2015.
Género: Horror - Thriller.
País: Estados Unidos.
Duración: 94 minutos.
Dirección: M. Night Shyamalan
Intérpretes: Olivia DeJonge, Ed Oxenbould, Deanna Dunagan, Peter McRobbie, Kathryn Hahn.


"Un hermano y una hermana hacen un viaje de una semana a la casa de sus abuelos, en una remota granja en Pennsylvania. Una vez que los niños descubren que la pareja de ancianos están involucrados en algo profundamente inquietante, ven que las posibilidades de volver a casa disminuyen día a día."

No es misterio alguno que la promisoria carrera de M. Night Shyamalan se fue al caño luego de decisiones cinematográficas bastante desgraciadas -léase The Happening, The Last Airbender y After Earth-. El que alguna vez fuese alabado como el nuevo Spielberg pronto quedó sumido en una sombra de la promesa que alguna vez fue, pero el 2015 le abrió una pequeña puerta de atrás para que el cineasta indio haga un regreso con decencia. La productora Blumhouse, floreciente estudio que poco a poco ha ido ganándose adeptos en el género del horror a puro codazo y bajos presupuestos, le dio la llave a Shyamalan para destrabarla y el resultado es The Visit, un pequeño gran thriller de terror casi inclasificable, que tiene toda la impronta del director y lo hace regresar a sus raíces más misteriosas.


Valiéndose del recurso más utilizado para abaratar costos, el del falso documental, la película encuentra a un par de mañosos hermanos adolescentes que se ven obligados a visitar a sus abuelos debido a un próximo crucero de su madre con su flamante nueva pareja. Prácticamente obligados a convivir durante una semana con sus mayores, Becca y Tyler aprovechan su tiempo filmándolo todo, mientras sus abuelos demuestran lo cariñosos que pueden ser pero a su vez lo extravagantes que se pueden volver de un momento a otro. La prohibición de no salir de su cuarto pasadas las 21:30 horas no es más que un poderoso aliciente para los hermanos, que por curiosidad nata de su edad rompen una noche, y el idílico encanto campechano de la casa desaparece en un santiamén. Algo raro pasa en este lugar, y más temprano que tarde los hermanos averiguarán el porqué.

Shyamalan sabe que The Visit es su oportunidad de volver al ruedo, y no desaprovecha segundo alguno de los 90 minutos de metraje que tiene. El director sabe como cautivar a la audiencia con ajustes de tensión aquí y allá, pero también destapa un costado humorístico bien negro que sus anteriores películas no poseían. Sí, podemos decir que The Happening era mas bien una comedia involuntaria, pero acá Shyamalan está en pleno uso de todas sus facultades, y el híbrido entre comedia negra y horror puro entrega sus dividendos muy pronto. A no equivocarse: The Visit es una película de terror, su trama es terror puro, pero no por eso deja de tener un costado cómico para aliviar la tensión.

Gran parte del encanto del film procede de sus jóvenes actores, a quienes la química fraternal se les da de maravillas. Olivia DeJonge es la fastidiosa hermana mayor sabelotodo Becca, la voz que manda en este documental familiar que se torna bien oscuro conforme pasan los días, mientras que Ed Oxenbould es Tyler, el polo opuesto, un chico juguetón con un afán por el rap impensado para su edad. Si bien los hermanos son el punto de entrada para el espectador, los abuelos son otro cantar. La Nana de Deanna Dunagan de seguro causará muchas pesadillas de acá a un tiempo futuro por su total imprevisibilidad y arranques de nervios, mientras que el Pop Pop de Peter McRobbie tiene a su favor una de las escenas más asquerosas que verán en el cine este año. En el medio encontramos a la mediadora madre protagonizada por la siempre solvente Kathryn Hahn, quien está presente mayormente vía sesiones de Skype pero que actúa como nexo entre ambas generaciones. El elenco es parte de lo que hace a The Visit tan cercana y aterradora a la vez, y en ese aspecto gana muchos puntos a fuerza de voluntad.

Si algo se le puede discutir a la película, es que cuenta con un final no forzado, pero terriblemente emotivo, lo cual genera una discordancia con el desenlace, ese glorioso acto final donde se revela toda la verdad. Puede que Shyamalan tenga un pequeño giro escondido entre bambalinas, o puede que no, pero sea cual sea el resultado, es una jugada simple que no limita para nada lo que se vino construyendo con ahínco previamente. The Visit no será una excelente película, pero viendo los últimos resultados de Shyamalan, es un bienvenido abrazo de regreso, que junto con el piloto de la miniserie Wayward Pines, cierra un año a todo vapor para el pronto resurgimiento de una de las promesas de Hollywood de las últimas décadas. Gracias por volver, M. Night.

 Calificación: B