miércoles, 5 de febrero de 2014

12 Años de Esclavitud (12 Years a Slave)

  También conocida como '12 Años Esclavo'

Año: 2013.
Género: Biografía - Drama.
País:
Duración: 134 minutos.
Dirección: Steve McQueen.
Intérpretes: Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender, Lupita Nyong'o, Sarah Paulson, Benedict Cumberbatch, Brad Pitt, Paul Dano, Paul Giamatti, Garret Dillahunt, Scoot Mcnairy, Taran Killam, Adepero Oduye, Chris Chalk, Alfre Woodward.


"En los Estados Unidos previos a la Guerra Civil, Salomon Northup, un hombre negro y libre del estado de Nueva York, es secuestrado y vendido como esclavo. Enfrentado a la crueldad, así como también a inesperadas amabilidades, Solomon lucha no sólo por sobrevivir, sino para conservar su dignidad."

 12 Years a Slave no es una película que se pueda olvidar fácilmente. Su temática, basada en la cruenta realidad norteamericana de la esclavitud, tiene una mirada para nada parcial sobre el asunto, y eso corre por cuenta del director británico Steve McQueen. En palabras del productor del film y actor secundario del mismo, Brad Pitt, se necesitó de un británico para hacer la película definitiva sobre la esclavitud en Norteamérica, y nunca el blondo actor estuvo más acertado.

Los doce años del título se concentran en la odisea de Solomon Northup, un joven caballero felizmente casado, padre de dos hijos y orgulloso violinista, que de una situación aparentemente inofensiva se ve empujado a una pesadilla sin aparente escape. Durante estos inmisericordes años es donde Solomon se cruzará con un sinfín de personajes que le demostrarán las mejores y las peores caras del ser humano. La gran virtud del film de McQueen es nunca tomar una posición, ni intentar aleccionar al espectador. Estos deplorables hechos de lesa humanidad ocurrieron, y no hay un aumento gratuito de violencia para que las acciones se sientan aún más profundas y deplorables.

Dentro de este marco de esclavos y dueños, el elenco se luce desde el protagonista hasta el último extra. Chiwetel Ejiofor es la cara misma de la congoja, un verdadero tour de force ya sea sufriendo en carne viva las vicisitudes de ser un esclavo, a personificar la antorcha misma de la esperanza, una persona que hará todo lo posible para sobrevivir y volver a casa con su familia. Su persona se contrasta con excelencia a la par de Michael Fassbender como el brutal Edwin Epps, un ser totalmente repelente que cree verdaderamente en la superioridad del blanco por sobre el negro, en una actuación desbordante y completamente atemorizante.

 La estrella, el vehículo de lucimiento además de Ejiofor, es la novata Lupita Nyong'o. Muchos se ven escépticos al ser este su primer gran papel en la Hollywood y colmarla de premios, pero la Patsey de Lupita es simplemente descollante, un verdadera joyita entre tanta oscuridad. Es un papel pequeño, pero resonante por la afectividad que genera su personaje y por la brutalidad que debe enfrentar. Corporizar a seres detestables no debe ser una tarea fácil para un actor, pero las interpretaciones secundarias de Sarah Paulson como la esposa de Fassbender, Paul Dano como un capataz de la hacienda Epps y Paul Giammati como un vendedor de esclavos se antojan tan reales y sin esfuerzo que asusta la naturalidad con la que este trío se entrega a sus papeles.

El gran logro que eleva a 12 Years a Slave a alturas impensables no son los artilugios técnicos que representan la dirección avasalladora de McQueen, la fotografía sobria pero detallada de Sean Bobbit, el guión de John Ridley ó la música del gran Hans Zimmer, sino una combinación de todas las partes mencionadas, y la amalgama que generan. Al ver los durisimos 134 minutos del film, uno no puede dejar de pensar en la injusticia y ver vergüenza que significan los hechos que desfilan en pantalla. El film de McQueen es tan poderoso y golpea tan fuerte que uno se pregunta si vale la pena ser un ser humano si estas atrocidades se cometieron, y probablemente se sigan cometiendo. ¿Realmente nos merecemos ser la especie reinante del planeta?

 Calificación: A