jueves, 19 de diciembre de 2013

Actividad Paranormal 4 (Paranormal Activity 4)

Año: 2012.
Género: Terror.
País: Estados Unidos.
Duración: 97 minutos.
Dirección: Henry Joost y Ariel Schulman.

Intérpretes:Katie Featherston, Kathryn Newton, Matt Shively, Brady Allen, Aiden Lovekamp, Stephen Dunham, Alexondra Lee.

"Han pasado cinco años desde la desaparición de Katie y Hunter, y una familia suburbana es testigo de extraños eventos en su vecindario cuando una mujer y su hijo se mudan al barrio."

Con todo el respeto que le tengo a lo sobrenatural y al creador de la saga Oren Peli por haber creado una de las historias más sugestivamente terroríficas de los últimos años, realmente me siento completa y totalmente asombrado de que Paranormal Activity 4 haya sido presentada dentro de la línea canónica de la historia de Katie y el demonio que la persigue desde pequeña. Aburrida de principio a fin, es loable la capacidad que tuvieron los productores de arrinconarse contra la pared al pergreñar la secuela más tediosa y cansina de todas, incluso superando a la segunda parte.

Todo lo bueno que habían logrado Henry Joost y Ariel Schulman previamente se pierde en esta secuela por encargo, desprovista de la magia que los amigos que crearon la recomendable Catfish trajeron consigo a la saga. En cierto glorioso momento de la tercera parte, todos los elementos de la cocina desaparecen para, acto seguido, caer con estrépito al suelo, en uno de los sustos mejor calculados de la entrega. En Paranormal Activity 4, tan sólo un cuchillo desaparece de la cocina. Este solo ejemplo sumariza el acotado nivel de sustos presentes. Y así con cada momento de la película. En vez de avanzar tanto argumentalmente como subirle el volumen al terror en pantalla, parece que se estancan o van hacia atrás. No responden ninguna pregunta y solo agregan alguna incognita más.

 Si bien el uso de cámaras de diversa naturaleza era una opción bastante mañida en las anteriores partes, en la cuarta directamente todo pasa por el ojo de la pareja joven protagonista, que gusta de llevar una cámara, una laptop o un celular para charlar durante todo momento, hiperconectados. Cuando las cosas empiecen a oscurecerse - en tímidos grises, todo estilo Disney - ahí es cuando entra a colación el uso de más computadoras grabando a capacidades inauditas, y agregando el estúpido recurso de la captura de movimiento del Kinect. No sólo el recurso es poco novedoso, sino que su propósito queda reducido a la nada misma cuando se descubre su uso para con la trama.

Tampoco ayuda el hecho de que el elenco se ve menos inspirado que nunca. Nadie en el pasado se llevaba un premio a mejor actuación, pero al menos su personificación bastaba para sentir un poco de empatía, pero en el caso de Kathryn Newton y su Alex no se tiene ni una pisca de simpatía por ella, y menos que menos con su novio - un blando Matt Shively, que saca un par de risas pero nada más. El punto de no retorno son los pequeños, liderados por el insoportable Robbie de Brady Allen, quien causa más gracia que miedo y misterio, como se nos quiere hacer creer. Paranormal Activity 4 finalmente ha comenzado a mostrar signos de cansancio. Está claro que el formato que se repite secuela tras secuela puede ir agotando hasta al más fanático, pero el pozo argumental al que se arrojó esta cuarta entrega es increíblemente decepcionante, más aún viniendo del equipo que logró posicionar a la franquicia en lo alto con la explosiva predecesora.


El mal sabor de boca dejado por esta insípida cuarta parte dio lugar a que en Octubre de 2013 no hubiese una quinta entrega, rompiendo con la racha de Halloween que alguna vez destronó a Saw. El tiempo dirá si en Octubre de 2014 tendremos finalmente las respuestas a varios interrogantes que vienen generando picazón desde el inicio, y si los productores finalmente dejan reposar al demonio de una vez por todas.

Calificación: D+