lunes, 11 de marzo de 2013

V/H/S

  Conocida también como 'Las Crónicas del miedo'

Año: 2012
Género: Horror.
País: Estados Unidos.
Duración: 115 minutos.
Dirección: David Bruckner, Glenn McQuaid, Radio Silence, Joe Swanberg, Ti West, Adam Wingard.
Intérpretes: Calvin Reeder, Lane Hughes, Adam Wingard, Hannah Fierman, Joe Swanberg, Sophia Takal, Kate Lyn Sheil, Matt Bettinelli-Olpin, Chad Villella, Tyler Gillett.


"Cuando un grupo de delincuentes de poca monta es contratado por un misterioso cliente para recuperar una rara pieza de metraje encontrado de una casa destartalada en medio de la nada, pronto se dan cuenta de que el trabajo no va a ser tan fácil como pensaban. En la sala de estar, un cuerpo sin vida yace ante varios televisores viejos, rodeados de montones de cintas de VHS. En la búsqueda del indicado, el grupo presencia un número aparentemente interminable de videos horribles, cada una más extraño que la anterior."

 El found footage no está pasando por un buen momento.
Cuando todo lo que se refiera al género tiene que ver con entidades sobrenaturales, los nuevos muchachos del horror indie, la nueva ola de horror americano, unieron fuerzas para combinar lo mejor del subgénero con algo que no se ve todos los días: una antología, en donde un capítulo de horror se sucede con otro, conectados por una trama en común. Y es así como nace V/H/S, ofreciendo no más de lo que promete: pura diversión y pavor en historias enrevesadas y estrambóticas con mucho más que unos cuantos guiños a los '80 y los '90.

 El concepto principal, generado por el editor de la página de horror Bloody-Disgusting Brad Miska, tiene como centro a una banda de desadaptados sociales que disfruta de grabar todas sus fechorías; dicha banda se meterá ilegalmente en una turbia casa para recuperar un casete VHS a cambio de dinero de parte de un aún más misterios benefactor. En esta línea narrativa se podrán encontrar embebidos el resto de las historias, una más dispareja que la otra con resultados tan ambiguos como interesantes.

La primera historia es simplemente la mejor de todas e involucra a un grupo de amigos cuya noche de ligue se torna increíblemente siniestra. Equipado uno de ellos con una cámera en sus anteojos, los chicos llevan a un par de chicas a un motel de mala muerte para grabarse teniendo sexo, pero no contaban que una de ellas, la rara, tiene un oscuro secreto. Lo que sigue es una intensa revelación que no escatima en sangre y violencia para culminar en un final estrepitoso y terriblemente escalofriante. ¿Lo peor? Que sea la primera y deje el listón demasiado alto para que el resto de las historias le pueda hacer sombra.

Después de eso tenemos la aburrida historia de Ti West, un director que supo ganarse un nombre con las geniales House of the Devil y The Innkeepers y que acá falla en presentar una historia interesante en la segunda luna de miel de una pareja perseguidos por una figura desconocida que augura lo peor. Incluso su revelación final no sorprende ni genera expectativa. La historia que le sigue también hace aguas al presentar a un grupo de cinco adolescentes perseguidos en un bosque por un asesino. ¿El giro? Dicho maniático sólo puede verse a través de una cámara. Tan interesante como puede sonar, el ingenio se queda en buenas intenciones en otra dedepción más del montón.

 Por suerte las cosas remontan con el segmento de Joe Swanberg y su parejita de amantes que chatean vía cámara web; en dichas sesiones, ella, revela que hay algo en su casa y ciertas apariciones indeseadas hacen acto de presencia durante la noche. Revelar más sería arruinar los mejores momentos que presenta el segmento, cuyo final es lisérgico por no encontrar otro calificativo más indicado. Por último, el cierre es un gran homenaje a aquellas películas de horror malas de los '80 ( de hecho, el año en el segmento es 1998), en donde un grupo de amigos en Halloween se dirige a una fiesta en una casa que luego encuentran (aparentemente) abandonada.

 El colectivo general es una montaña rusa, con resultados disparejos pero que generan ideas interesantes e historias de calidad difusa. Con una duración de casi dos horas, V/H/S promete regrear próximamente con una secuela que, por los primeros comentarios, ha mejorado los errores de esta primera entrega.


Calificación: B