viernes, 29 de abril de 2011

Scream 4 (Scre4m)

Año: 2011
Género: Horror.
País: Estados Unidos.
Duración: 103 minutos.
Dirección: Wes Craven.
Intérpretes: Neve Campbell, David Arquette, Courtney Cox, Emma Roberts, Hayden Panettiere, Rory Culkin, Nico Tortorella, Erik Knudsen, Marielle Jaffe, Alison Brie, Mary McDonnell,  Anthony Anderson, Adam Brody, Marley Shelton, Anna Paquin, Kristen Bell, Shenae Grimes, Lucy Hale, Aimee Teegarden, Brittany Robertson, Roger Jackson.

"Sidney Prescott, ahora una autora de un libro de autoayuda, regresa a su hogar en Woodsboro en la que es su última parada en el tour de su libro, justo a tiempo para el décimo aniversario de la masacre de la ciudad, masacre de la cual escapó con vida alguna vez. Allí reconecta con el Sheriff Dewey y su esposa Gale, quienes están casados, así como también con su tía Kate y su prima Jill.  Desafortunadamente, la aparición de Sidney trae de regreso a Ghostface, poniendo a Sidney, Gale y Dewey, junto con Jill y sus amigos y la ciudad entera en peligro."

'No son aliens, o zombies, o fantasmas de niñas asiáticas. Hay algo realista en un tipo con un cuchillo que pierde la cabeza.' No hay mejor línea para describir a la saga Scream que como lo hace una de sus protagonistas en la película. Acá no hay asesinos inmortales, ni poderes sobrenaturales, ni nada. El asesino bien podría estar viviendo al lado tuyo, o ser un amigo. Todos pueden ser víctimas, y también, todos pueden ser sospechosos.

 Scream 4 llega once años después del final de la trilogía original, unos largos once años en los cuales el género del terror ha cambiado radicalmente y se ha diversificado y ramificado en diferentes modos de traer el miedo y la sangre a la pantalla grande, y no hay mejor manera de celebrar este regreso que dándole un vistazo crítico y cínico a la evolución de su propio género de la mano de los que mejor saben reírse a sí mismos: Wes Craven y Kevin Williamson.

Tras un gran, ENORME esfuerzo por traer a todos los componentes que hicieron famosa a toda la saga, Scream 4 regresa en plena forma para mostrarnos qué tanto ha cambiado e influenciado las diferentes ramas del horror al cine de género que consumimos ahora. Que porno-tortura, que cine asiático, y las tan cantadas remakes, todo es motivo de solfa para el mundo autorreferencial que crea Kevin Williamson en la continuación de la serie que lo hizo famoso.

Y no sólo se atiene a las convenciones del horror, sino que la sociedad también ha cambiado y la película es el vivo reflejo de ello. En estos dos aspectos, es guión de Williamson está inmejorable y perfecto en la larga escena inicial y en la revelación final de la película, dos de los momentos más altos de toda la película y, por qué no, de la saga entera. El inicio acumula toda la mala leche hacia el nuevo mercado del horror y también acumula un cameo tras otro, en una escena que sorprende conforme se revelan los pequeños giros (y esto es sólo el inicio) mientras que la escena final barre con todas las reglas establecidas (Nueva década, nuevas reglas) y compone una crítica social muy pertinente y violenta a los tiempos que corren.

Por otro lado, y si bien el tramo que conduce desde el inicio hasta el final puede resultar un poco aburrido ya que el misterio se hace un poco cansino, son los personajes los que llevan el peso de la trama y no dejan que se te quite la sonrisa de la cara. Acá siguen estando los estereotipos pero ahora nadie tiene exclusividad en su terreno: casi todos los jóvenes están al tanto de la moda y estilo del horror, y no se les pasa por alto nada, principalmente en el terreno de mas remakes, el detalle más resonante en esta entrega, que también funciona(ría) como un nuevo reinicio/reimaginación/refrescada a la saga. Las menciones al horror pueden que sean demasiadas para algún extraño a la saga, pero al que esté al tanto del mundo del horror pasará más que un buen rato dentro de la sala. La moda actual se hace más visible que nunca al contar con tecnología 2.0 con cámaras filmando todo el tiempo y con la voz de Ghostface ahora saliendo de una aplicacion en los celulares

El multitudinario elenco una vez más reúne actores de primera además de los originales; Neve Campbell trae a su Sidney Prescott más aguerrida y decidida que nunca, dispuesta a todo a olvidar de una vez por todas las tragedias pasadas que vuelven una y otra vez para atormentarla. Courtney Cox y su Gale Weathers (Riley esta vez) está más ácida que nunca, aunque su contaparte en David Arquette no tenga esa ingenuidad que siempre lo hizo conocido. De la nueva generación, hay que alabar a Emma Roberts, que acá se catapulta a la fama con un excelente protagónico, y a Hayden Panettiere, quien se roba todas las escenas y, en el tercer acto, tiene un momento ÉPICO en el cual lanza sin respirar un nombre de remakes tras otro (es incluso más impresionante que en los trailers) además de Rory Kulkin y Erik Knudsen, los nuevos 'Randys' geeks del horror, y el personaje de Allison Brie, la publicista Rebecca Walters, una joyita. Mary McDonnell, sin embargo, está pobremente utilizada ya que aparece escasamente en 2 escenas; triste para una actriz de su talla: incluso los cameos de Anna Paquin y Kristen Bell son mucho más interesantes y jugosos que el papel de Kate, la madre de Jill y tía de Sidney.

Tras tropezar severamente con My Soul to Take el año pasado, Wes Craven vuelve a las grandes ligas, ya que Scream 4 es su mejor trabajo en años e incluso me atrevería decir, décadas (lás últimas secuelas de Scream, para poner referencia) Al saber cómo adaptarse a las nuevas generaciones de películas, Wes dotó a esta secuela con un gran despliegue de horror y sangre: sencillamente, es la más violenta de toda la serie (incluso más violenta que la primera) sin ninguna duda. Aunque, tengo que remarcarlo, por momentos el humor inteligente y 'meta' derivó en momentos muy salidos de la saga Scary Movie, detalles que la saga Scream, laprincipal burlada en la inferior comedia, debería haber evitado a toda costa.

Otro paso sustancial es, sin dudas, la gran banda de sonido creada por Marco Beltrami, quien se vuelve a lucir reeditando melodías utilizadas en toda la saga, además de incorporarle nuevas y siniestras vueltas de tuerca a un música ambiental de primera. El soundtrack también brilla con temas de The Sounds, Ida Maria y otros...

Scream 4 es, lejos, la mejor secuela de Scream. Provocativa, sangrienta y totalmente consciente de sí misma, es un gran salto en calidad con respecto a las anteriores entregas, y una gran muestra de que el cine de horror no necesita comedias paupérrimas para reírse de sí mismo. Imperdible.


Calificación: A-

2 comentarios:

Roycob dijo...

genial reseña! ya me la quiero ver en cine!!!

tokig dijo...

- si, excelente resena, yo también esperaré a que la estrenen en cine pero no se cuando será...

saludos