sábado, 5 de marzo de 2011

Presa Fría III (Fritt Vilt III)

 Conocida también como 'Escalofrío 3'

Año: 2010.
Género: Horror.
País: Noruega.
Duración: 95 minutos.
Dirección: Mikkel Brænne Sandemose.
Intérpretes: Ida Marie Bakkerud, Kim S. Falck-Jørgensen, Pål Stokka, Julie Rusti, Arthur Berning, Sturla Rui, Terje Ranes, Nils Johnson, Endre Hellestveit.

"Jotunheimen, 1976. El hotel de montaña Stehøe está al borde de la bancarrota luego de varias sospechas de extraños eventos. Sin saber a ciencia cierta si su hijo está detrás de estos eventos inexplicables, la pareja que regentea el hotel toma la drástica decisión de encerrar a su hijo en el sótano. Pero un día, algo ocurrió que movilizó a la familia por siempre. La historia oficial dice que el chico cayó en una grieta mientras jugaba afuera, y que sus padres fueron atrapados por una avalancha mientras lo buscaban. ¿Será cierto?
 Ahora, un grupo de amigos descubrirá la terrible verdad detrás del misterio."

En 2006 y 2008, Noruega levantó la mano en la clase del slasher y, tomando las convenciones más banales del subgénero y moviendo un poco las fichas de su lugar, logró hacer una película y una secuela dignas de ser reconocidas hasta en América, tierra del género por excelencia y por desgracia al mismo tiempo. Fritt Vilt (reseña) y Fritt Vilt II (reseña)podrían ser tranquilamente piezas de acompañiamiento de las icónicas Halloween (reseña) y Halloween II originales, ya que deambulan por los mismos senderos en cuanto a la historia.

La historia no podía quedar más concluída con el final de la segunda parte así que, cuando no se puede continuar avanzando, ¿que mejor manera que retroceder a los orígenes del asesino? Enter Fritt Vilt III, horrible título para la precuela (¿¿¿es que no ven que no es una tercera entrega sino una precuela???)

En esta ocasión, antes de toda la desventura de Jannicke y sus amigos en el presente, saltamos hasta 1976, donde se nos cuenta en un breve prólogo la historia de la familia que vivía en el hotel, el matrimonio y su hijo que, aparentemente, ha causado que el hotel se venga abajo en bancarrota. ¿Las razones? Ninguna, sólo se destila que el chico está maldito (algo así como Samara en The Ring) y por eso su no-padre (en cierto momento le grita ¡No soy tu padre!) lo encierra en el sótano. Por esto, el chico tomará venganza cuchillo en mano.

 Saltamos 12 años; la policía nunca encontró al chico ni a su familia, y los dieron por perdidos en una avalancha. Ahora, un grupo de seis chicos se embarcan en un fin de semana, dispuestos a pasar una noche en el hotel. Por tal o cual cuestión, no lo hacen y terminan acampando en un bosque. A partir de ese momento, uno a uno irá cayendo en las garras de este asesino.

 Son los típicos jóvenes despreocupados de siempre, el estereotipo clásico, pero el mayor problema es que no son Jannicke y sus amigos. Al ser una precuela, todos sabemos hacia adonde apunta el final (rara vez cambia el rumbo de una precuela, y este no es el caso) y, a lo sumo, el orden de las muertes se alterará un poco, pero este grupo es unidimensional y claramente se puede preveer quien será la final girl, aunque en cierto momento se aparente lo contrario. Ida Marie Bakkerud hace un buen trabajo como Hedda, la heroína, pero no le llega ni a los talones a Ingrid Bolsø Berdal, figura indiscutible de toda la saga. Sus compañeros hacen lo que pueden, pero son meras caricaturas pintadas al óleo y sin esfuerzo.

Pudiendo sumar dos mas dos, si el asesino desapareció a los 11 años, y pasaron 12 hasta la primera masacre, por ley lógica de la vida debería tener 23 años; entonces, ¿por que parece un tipo entrado en la treintena? Vayan a preguntárselo a los guionistas, que apenas se preocuparon mucho en sorprender y menos en prestar atención. Las muertes de la primera no eran nada fuera de lo común, y la segunda entrega se encargó de corregir eso; ahora, volvemos al punto cero: cero originalidad en las muertes, un poco de sorpresa en el orden, repito, pero escaso interés general.

 Hay que destacar por supuesto, el increíble trabajo de fotografía que tiene la película: los paisajes son demoledoramente bellos, y ahora con este verano/primavera que presentan, se desdice un poco del factor frío que se venía presentando como un concepto más para la trama, pero a la vez presentan un escenario diferente. Muy a mi pesar, es el único aspecto que destaco totalmente del film.

 Fritt Vilt III es una innecesaria precuela que no sirve sin otro propósito que de catálogo de viajes a Noruega; sus inmensamente bellos paisajes son el único pasaje sobresaliente de esta entrega que sabe a poco y no aporta nada a la mitología de la saga que, claro, ya está muerta. ¿O no?


Calificación: C