miércoles, 26 de enero de 2011

El Turista (The Tourist)

Año: 2010.
Género: Suspenso.
País: Estados Unidos - Francia.
Duración: 103 minutos.
Dirección: Florian Henckel Von Donnersmarck.
Intérpretes: Angelina Jolie, Johnny Depp, Paul Betanny, Timothy Dalton, Rufus Sewell, Steven Berkoff.


"Frank Tupelo es un turista norteamericano de visita en Venecia luego de un desengaño amoroso. Deliberadamente, Elise, una hermosa y extraordinaria mujer se cruza en su camino. Con París y Venecia de fondo, el turbulento romance de Frank y Elise se transforma rápidamente mientras se encuentran irremisiblemente introducidos en un mortífero juego del gato y el ratón."

Era una apuesta bastante arriesgada; en realidad, siempre lo es: juntar a dos estrellas firmemente cimentadas en la cima de Hollywood puede resultar estupendo o un fiasco absoluto. Si además se suma el hecho de que el proyecto cambió de directores unas cuentas veces, y de pareja protagónica, y que el resultado tuvo un saldo presupuestario de nada más y nada menos que $100 millones de dólares, las apuestas eran más que altas. Consecuentemente, El Turista se estanca con solidez entre el abismo y el esplendor, ya que tiene pros y contras que la salvan de ser el bochorno elemental que todos admiten que es.

Todo se reduce a la pareja protagónica, es así de simple. Los grandes nombres de Angelina y Johnny son la única razón por la cual uno se siente atraído a la sala del cine. La historia sobre la que se ciernen las estrellas es Historia de Intriga y Espionaje Básico, tan básico como se es posible, y es lo que más sorprende de esta propuesta, ya que uno esperaba un nivel más alto de calidad autoral. Aunque es super sencilla, se deja disfrutar tranquilamente: un hombre se encuentra (no tan) al azar en un tren rumbo a Venecia, y a partir del momento en que se cruzan sus caminos estará envuelto en una historia de gángters y ladrones de millonarias fortunas. En el camino, hay persecuciones amables, algo de flirteo por parte de la pareja protagónica, y un más que sentido aire de misterio con respecto a la mayor incógnita de todas: ¿Quién es y dónde se esconde Alexander Pearce? Mucho no se esconde el giro argumental, ya que los personajes apenas tienen dimensiones en su personalidad, pero a fin de cuentas es un final redondo y satisfactorio.

Una de las cosas que más esperaba era verla a Angelina en una historia de espionaje a la James Bond y la que menos esperaba era ver a Johnny repitiendo levemente el papel de Jack Sparrow domesticado; resultó ser que mis expectativas se giraron: Angie no hace más que lucir bonita con diferentes, despampanantes y lujosos trajes de diseñador (lo cual me dice que sería una perfecta chica Bond) y hasta ahí llega, ya que ni se esfuerza (es más, en una entrevista reciente dijo que aceptó el papel porque iban a pasar una estadía larga en Venecia) y por el otro, Johnny Depp logró separar exitosamente al pirata de su carrera y creó un personaje sencillamente gracioso que funciona con la propuesta y que posee los momentos de comedia inolvidables, amén de varios tics del personaje (eso de hablar siempre en español mientras que el país en el que se encuentra es de habla italiana) Paul Bettany sigue reconfirmando que es un más que potable actor secundario, y Timothy Dalton tiene más que un cameo, que cumple bastante bien.

Ahora, lo más criticable de El Turista es su director Florian Henckel Von Donnersmarck, quien explotó en 2006 con la excelente La Vida de los Otros (la cual le valió un Oscar a Mejor Película Extranjera) y casi literalmente se vendió al sistema y realizó una película maravillosa visualmente, pero carente de alma; digamos que lo hizo por el dinero y nada más - previamente había abandonado el proyecto por diferencias creativas para luego regresar (¿adivinan la razón del retorno? ;)

La particular ciudad es un personaje más, y lejos de ser esa ciudad semisumergida moribunda que últimamente se dice que es, Venecia resplandece en cada uno de los canales llenos de vida, tanto de día como de noche, en sus góndolas pintorescas, y en sus caros hoteles. Le supieron sacar jugo, y con gusto es otro punto a destacar de la película. También la música de James Newton Howard tiene lindos acordes (muy venecianos por momentos) y un lindo ritmo intrigante.

El Turista es una simple y descorazonada historia del gato y del ratón con unos protagónicos bastante blandos (poca química entre Angie y Johnny) pero que sabe entretener lo suficiente para que el espectador salga satisfecho de la sala sin haber sido ni sentirse engañado.


Calificación: B