sábado, 13 de noviembre de 2010

Red Social (The Social Network)

Año: 2010.
Género: Drama.
País: Estados Unidos.
Duración: 121 minutos.
Dirección: David Fincher.
Intérpretes: Jesse Eisenberg, Andrew Garfield, Justin Timberlake, Rooney Mara, Armie Hammer, Max Minghella, Rashida Jones, Joseph Mazzello, Brenda Song.



  "En una noche de 2003, el estudiante de Harvard y genio de la programación  Mark Zuckerberg se sienta frente a su computadora, y apasionadamente comienza a trabajar en una nueva idea. En un furor de blogs y programación, aquello que inicia en su dormitorio, pronto se convierte en una red social global y en una revolución de la comunicación. 
 Sólo seis años y 500 millones de amigos después, Mark Zuckerberg es el billonario más joven de la historia... pero para este empresario, el éxito implica complicaciones tanto personales como legales."

 Creo que si de dramas generacionales se trata, Red Social va a ser furor, si no es este año, los próximos. David Fincher finalmente le dio en el clavo con esta adaptación de la turbulenta vida de Mark Suckerberg y compañía en la creación de una de las herramientas de Internet más absorbentes que se han creado en años.
 En 2009 Fincher nos entregó otro portentoso drama, El curioso caso de Benjamin Button, film que a la larga me pareció demasiado longevo y que por momentos carecía de interés, pero en este caso en 2 horas que se pasan volando fincher contó una historia absolutamente absorbente que no da respiro y cuando termina uno se queda con ganas de más. Pocas veces sucede esto en un drama, y cuando pasa, uno se percata de que está ante una joya del arte cinematográfico.

La historia de Red Social es una historia de ambición, de sed de reconocimiento y popularidad, de personajes solitarios, pero sobre todo, de excesos.
 Corre el año 2003 en Harvard, y Mark Zuckerberg acaba de cortar con su novia Erica. Borracho y enojado, corre a su dormitorio, enciende sus computadoras y primero, escribe una entrada en su blog descargando su furia, para luego organizar un concurso entre las mujeres del campus, a ver quién es más sexy. La página, que se conocería como Facemash, fue un rotundo éxito de la noche a la mañana, y desencadenó la historia de lo que ahora conocemos como Facebook.

  La línea temporal entonces se mueve entre el pasado, con los primeros prototipos para Facebook, para entremedio establecerse en el presente, con un Mark totalmente abstraído asistiendo a dos juicios, uno de los gemelos Winklevoss y su amigo Divya Narendra, suspuestos inventores del Facebook, y Eduardo Saverin, mejor amigo de Mark que lo ayudó y patrocinó en todo momento y que ahora no quiere más que sacarle todo lo que alguna vez construyeron juntos. Es maravilloso como de una etapa en la que Zuckerberg y Saverin se llevaban más que bien, ahora pasen a odiarse fervientemente.

 Este vaivén de la historia se va complementando poco a poco con varias variables que son cruciales para que Red Social sea magnífica. Por un lado tenemos la dirección de Fincher, totalmente mesmerizante y poderosa, en uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, sino el mejor; luego tenemos el ajustado, coherente y realista guión de Aaron Sorkin (al cual de ahora en más voy a seguir de cerca) que le da profundidad y dimensiones a todos los personajes involucrados con interesantes e inquietantes libretos, perfectos por donde se los vea, y encima de todo, con líneas críticas tan importantes para la sociedad tecnológica en la que vivimos, en la cual encajar parece ser el objetivo final en la vida de uno.

Punto y aparte se merece el elenco; Fincher deja en claro con él, cada uno de los actores y actrices que trabajen van a salir beneficiados, desde el más visible hasta el más ignoto: Jesse Eisemberg hasta ahora venía haciendo el papel de perdedor con suerte, y venía titilando - acá estalla verdaderamente y su actuación es tan pero tan creíble que uno quiere entrar a la pantalla y pegarle ahsta el cansancio por lo detestable, vengativo y rencoroso que puede llegar a ser - Andrew Garfield está maravilloso (espero que su Spiderman fluctúe correctamente), Justin Timberlake sí sabe actuar, y cómo, Armie Hammer interpreta 2 papeles y le pasa el trapo a Eddi Murphy y sus múltiples caracterizaciones, Rooney Mara aparece poco pero es lo suficiente... Dior, hasta Brenda Song, esa asiática que hace de tarada en alguna serie de Disney Channel está alucinante.


La edición y la música son otro departamento: una escena transcurre hacia la otra con una rapidez asombrosa, y la banda de sonido de Trent Reznor y Atticus Ross le queda como anillo al dedo. Hace mucho que no veía una película en la cual todas las piezas encajaban perfectamente y en armonía.

 Impecablemente guionada, estupendamente dirigida y repleta de buenas actuaciones, Red Social es un  ejemplo fascinante e impecable de cómo se debe hacer una película con un elemento a primera vista inocuo.


Calificación: A

1 comentario:

César Sánchez dijo...

meh.. la única escena interesante fué cuando conseguia las fotos. Después todo es muy pop y comercial. Como si fuera que crear ese tipo de plataforma solo depende de eso.