jueves, 18 de noviembre de 2010

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I (Harry Potter and the Deathly Hallows: Part I)

Año: 2010.
Género: Fantasía.
País: Estados Unidos - Inglaterra.
Duración: 146 minutos.
Dirección: David Yates.
Intérpretes: Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint, Michael Gambon, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Ralph Fiennes, Tom Felton, John Hurt, Brendan Gleeson, David Thewlis, Julie Andrews, Evanna Lynch, Rhys Ifans, Imelda Staunton, Warwick Davis.

"Harry, Ron y Hermione se proponen continuar la misión de hallar y destruir el gran secreto de la inmortalidad de Voldemort: los Horrocruxes. Sin contar con sus profesores guiándolos y sin la protección de Dumbledore los tres amigos deben confiar en sí mismos más que nunca, pero hay fuerzas oscuras en medio de ellos que amenazan con separarlos.
 Mientras tanto, el mundo mágico se ha convertido en un lugar peligroso para todos los enemigos de Lord Voldemort. La guerra tan temida ha comenzado y los mortífagos han tomado el control del Ministerio de la Magia y de Hogwarts, arrestando y aterrorizando a quién se atreva a enfrentarlos, pero a pesar de sus logros, no han conseguido lo que Voldemort más desea: a Harry Potter. 

 La única esperanza de Harry es poder encontrar los Horrocruxes antes de que los mortífagos lo encuentren a él. Pero en su búsqueda descubrirá un viejo cuento: La leyenda de las Reliquias de la Muerte. Si la leyenda resultara cierta Voldemort podría conseguir un poder inigualable."

Nadie ni nada puede negar lo que esta saga, a lo largo de diez largos y felices años, ha logrado tanto en el ámbito de la literatura como en la pantalla grande. Chicos que no tenían el hábito de le lectura devorándose libro tras libro de este joven mago y sus amigos, siguiendo la historia fervientemente y, al fin y al cabo, creciendo y pasando la adolescencia y la adulte junto con los personajes de tinta y papel, de carne y hueso.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I, es (hasta la fecha) la entrega más oscura de todas, y eso que el final no llegó todavía. Con una duración de más de dos horas y media que apenas se sienten, Parte I es un excelente aperitivo bien aderezado con todos los condimentos necesarios para ser una eximia película y un gran prólogo para lo que se viene en Parte II.

En la escena inicial ya hay un cierto ambiente de cambio radical: el trío se despide del antiguo mundo, ese mundo seguro en todas partes, que incluso ha alcanzado al mundo real en donde los padres de Hermione viven. Es por eso que ella debe borrarles la memoria y partir para no ponerlos en peligro. Esta agridulce escena se presenta antes de los títulos, para pasar a la reconocida primera escena del libro en la cual Voldemort y sus súbditos se encuentran en la Mansión Malfoy. Con estas dos escenas diferentes se enfoca el tono que seguirá teniendo la película, un tono oscuro que genera una inseguridad terrible en el espectador, un miedo irracional de que en este mundo mágico que venimos visitando casi año a año, el horno no está para bollos.
Lo que tanto prometieron, está plasmado en la pantalla. Steve Kloves realmente sabe después de escribir casi todas las películas como llevar las riendas del guión y lo que realmente no encaja en la historia de la película con respecto al libro, lo hace encajar perfectamente. Son pequeños los detalles que faltan, y como fanático emperdernido no se me pasaron, pero las escenas más relevantes están un 95% incorporadas. Kloves sabe manejar correctamente el ritmo de la historia y mientras que en ciertas escenas hay mucha tensión, en ciertos momentos eligen descubrir un haz de luz entre tanta negrura, en forma de ligeras escenas con tintes de comedia que hacen que uno se relaje para no tener los nervios de punta. Cierto es que estos momentos a veces o llegan muy inoportunos o después se extienden más de lo debido. A pesar de ello, Parte I tiene escenas mágicas , tiene drama, tiene romance, tiene acción, tiene comedia, tiene suspenso, tiene horror; es un combo fabuloso que nunca esperé en una Potter, y fue recibido unánimemente por el público.

 Por supuesto, esto no podría haber sido posible sin el aval de un gran director y un mejor elenco. Digan lo que digan de la tercera y Cuarón, pero Yates se hizo cargo de cuatro películas y en ninguna vi un descenso notable de calidad. Con estas últimas dos entregas, se recibe como uno de los mejores directores de una saga tan vasta y reconocida en el mundo entero. No tengo nada que discutirle excepto reverenciarlo por como tomó desconocidamente un blockbuster y manejó de pe a pa sin errores sus films. 
Lo que hizo con el casting es increíble. No sólo reunió a la mayoría del elenco de toda la serie (aunque hagan cameos, ahí están presentes) El trío está espectacular: Radcliffe, Watson y Grint tienen momentos super dramáticos y en cierto momento llegan a erizarte la piel. Hay una escena particularmente tragicómica en la cual Harry y Hermione bailan en su carpa para liberar la tensión que tienen sobre sus hombros - esa escena es oro puro.
 De todos los adultos, no sé por quién empezar ni cómo terminar: son excelentes, desde el Voldemort de Ralpha Fiennes, su lunática secuaz en Helena Bonham Carter, e incluso los ingresantes, como Bill Nighy y Rhys Ifans.

Técnicamente, Parte I y calculo que Parte II son soberbias. Habrá algún que otro desliz (Harry y hermione CGI-zados no quedaron muy copados) , pero las criaturas mágicas están geniales (atentos al ligero tune up que le hicieron a Dobby) y los hechizos están más palpables que nunca. Los escenarios están soberbios (se extraña un poco Hogwarts) y es genial visitar La Madriguera por última vez, Grimmauld Place, El Ministerio de la Magia, etc...

 En este caso, la banda sonora quedó a cargo de Alexandre Desplat. Se estima a John Williams y su mágica melodía, insignia de la saga Potter, pero en este caso y en el momento en el que se encuentra el mundo mágico, ya no hay lugar para la inocencia. El score es una penumbra, es triste y a la vez divertido, tiene sus momentos y sus picos.

 El único punto realmente bajo es terminar la película en tiempo y forma, con un desenlace tan atroz y potente que no te deja más que gritando por la próxima entrega, que llegará en nada menos que 8 mortificantes meses más. No creo que nadie tenga peros en quedarse a ver 5 horas más de película, ya que se pasa en un soplo (mágico) esta penúltima aventura del mago.

 Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte I es, antes que nada, una película que nngún fanático ni asiduo a la saga debe perderse porque en sí misma es espectacular, y comparada a la segunda parte que le falta, es impresionante lo que lograron acá y lo que falta por venir. Julio, por favor, llegá rápido, pero tampoco llegues jamás, porque significa que un niño dentro nuestro se despide para siempre.



Calificación: A

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo todavia no entiendo porque tantos elogios a Alfonso Cuaron y HP y el prisionero de azcaban. David yates es un genio, como bien digistes pelicula a pelicula se supera mas, lo demostro con el misterio del principe y lo termino de corroborar con las reliquias parte 1. Desde que vi el misterio del principe aplaudi la eleccion de David Yates para estas dos ultimas y visto reliquias parte 1 definitivamente no me equivoque, mis expectativas para las reliquias parte 2 estan por el cielo, bastantes altas. Lo que si extrañe fue la BSO de Nicholas Hooper, el trabajo que hiso para el misterio del principe fue grandioso, aunque alexandre Desplat hiso buen trabajo tambien, y creo uno de los mejores track para mi OBLIVIATE.

Saludos desde Colombia

Pabela dijo...

Hola Lucksaw, leí la reseña por arribita por las dudas porque todavía no veo la peli. Espero este finde poder hacerlo.
Las fotos me encantaron y espero que esta realmente esté mejor que la anterior que la verdad me dejó bastante desepcionada!.
Nos leemos.

MrCristal dijo...

No me parece que ningún fanático pueda decir que la sexta película estuvo buena. Una oscura travesía al interior de Lord Voldemort masacrada para hacer una comedia desequilibrada con un final totalmente desatinado, que no tiene fuerza por un desarrollo completamente fuera de lugar.

Se sabe que Steve Kloves recibió "sugerencias" de los productores para resaltar la comedia del sexto libro como una "preparación" para un final oscuro. El productor había dicho esto en una entrevista donde contaba que al elegir a David Yates para dirigir El Príncipe Mestizo, le preguntó si podía dirigir una comedia. !!!

Pero en fin, una quinta y sexta parte mediocres, y una séptima que salva completamente y le devuelve la magia perdida a la saga.

Ansío que llegue Julio YA!