jueves, 4 de febrero de 2010

Presa Fría II (Fritt Vilt II)

Conocida también como 'Escalofrío 2'

Año: 2008.

Género: Horror.
País: Noruega.
Duración: 86 minutos.
Dirección: Mats Stenberg.
Intérpretes: Ingrid Bolsø Berdal, Marthe Snorresdotter Rovik, Kim Wifladt, Johanna Mørck, Mats Eldøen, Fridtjov Såheim.

"En el invierno de 2006 cinco amigos conocieron una brutal muerte en las laderas de la montaña Jotunheimen, en Noruega. Sólo una joven mujer sobrevivió. Helada y débil, Jannicke se esfuerza por regresar a la civilización. Ensangrentada y golpeada, Jannicke es traída hasta el hospital local que está cerca del cierre.
Al despertar, se encuentra en una cama de hospital. Pero los alrededores se encuentran oscuros y ni una persona se encuentra a la vista. Sola, se aproxima hacia el corredor. ¿Será que la pesadilla no termina aún?"


Acercarse a 'Fritt Vilt II' sin haber visto la primera entrega (lo cual no es del todo recomendable) no afecta demasiado a la disfrutabilidad que tiene para ofrecer esta secuela, que no insiste en redoblar la apuesta anterior y se conforma con armar una trama lo más sostenida posible, al nivel de llegar a igualar en calidad a su antecesora y, por gracia propia, ser como si fuera una extensión de la misma y no una vuelta de tuerca desmanida.

Comenzando en donde la anterior terminó, Jannicke es rescatada de las frías estepas y transladada (cómo no) al hospital de turno, que curiosamente está cercano a su cierre definitivo y sólo cuenta con un puñado de pacientes y doctores dentro. Si una gran parte de las secuelas de horror ocurren en un hospital, y funcionaron, ¿por qué no habría de hacerlo ahora?

Dentro del oscuro y claustrofóbico hospital en ciernes sucede la mayoría de la trama, delineando la supervivencia de Jannicke por un lado, y la vuelta del asesino (algo delirante pero no del todo loca) que le da un matiz dramático muy bueno (con la escena de la 'resurrección') a todo el conjunto; otro buen momento es cuando Jannicke visita la morgue para despedirse: realmente un momento emotivo, de esos que no se esperan en propuestas así.

Roar Uthaug le dio paso en las labores de dirección a Mats Stenberg, quién como buen sucesor logra el mismo ambiente helado que supo transmitir la original; la oscuridad y el silencio absoluto por momentos son una arista más en este slasher, que puede pecar de típico, pero que realmente es lo que muchos gustan de ver tras la sequía de ideas en la Meca del Cine.
Curiosamente, la película dura lo justo y suficiente para no aburrir excepto por la casi inútil y poco fructuosa investigación policial, que aporta un poco de información al pasado del Asesino pero no es clave; los personajes nuevos tienen apenas el motor necesario para zafar correctamente de sus predicamentos y ¡son (un poco) más inteligentes que la víctima media de los Slashers!

Puede decirse, sí, que un poco se abusan de los efectos de sonidos, pero algunos están bien metidos en la trama que ni cuenta se da uno; las muertes abundan en violencia y espectacularidad algunas (el doctor en las escaleras es alucinante) y tiene un final que le da cierre a la saga (por ahora, ya que la precuela llega en Octubre de 2010 a los cines-noruegos)

'Fritt Vilt II' no es nada original, pero se agradece que se atenga a los tópicos exigidos por el género y termine siendo una agradable y muy fiel entrega y secuela de un gran revival Slasher que se necesitaba entre tanto bodrio. Recomendable para todo aquel que quiera ver un filme sangriento, violento y muy bien llevado técnicamente.



Calificación: B+.