miércoles, 27 de enero de 2010

Noche Alucinante (The Evil Dead)

Conocida también como 'Posesión Infernal'

Año:1981.

Género: Horror.
País: Estados Unidos.
Duración: 85 minutos.
Dirección: Sam Raimi.
Intérpretes: Bruce Campbell, Ellen Sandweiss, Hal Daldrich, Betsy Baker, Theresa Tilly.

"Ash y su novia Linda, junto con tres amigos más, van a pasar un fin de semana a una cabaña que han alquilado en las montañas de Tennessee. En el sótano de la misma descubren una daga, un libro y un magnetófono que tras conectarlo, reproduce unos conjuros que despiertan a entidades demoníacas aletargadas. Esos demonios irán poseyéndoles uno tras otro… Y sólo pueden morir siendo descuartizados."

No es fácil hacer este comentario, para nada. Al terminar de ver Noche Alucinante - tal es el nombre en Argentina para esta película- , tuve que poner muchas cosas en la balanza para hacer la reseña lo más imparcial posible.

Lo que me desconcierta es que, siendo un ejemplo como The Blair Witch Project costó casi lo mismo, tuvo un empuje diferente si (el nacer de Internet), pero me metió más en la trama que la propuesta de Sam Raimi.

Es claro, si, que la nueva piedra angular del horror de bajo presupuesto fue cimentada por Sam Raimi y su empuje a pulmón para sacar adelante a este proyecto que tomó casi cuatro años realizarla y que, con la separación entre momentos de filmación, se han arrastrado decenas de errores que se pueden ver claramente en pantalla cuando se ve por primera vez la película. Todos estos detalles no hacen más que 'arrastrar al Infierno' el proyecto a cualquiera que no haya sabido nada y se haya dispuesto a ver de primeras la película.

Mi primera impresión fue tibia, y lo sigue siendo. Para ser un film de escasísimo presupuesto, es increíble lo mucho que le sacó jugo a las locaciones (verdaderamente fue una cabaña abandonada donde transcurre la acción), el trabajo casi ad honorem que hicieron los involucrados, y los efectos novedosos para la época.

La historia es terriblemente simple y por eso le da pie a la trama a desarrollarse por si sola: cinco jóvenes que disfrutan relajándose en una cabaña en el medio de la nada, hasta que descubren algo en el sótano de la propiedad y liberan accidentalmente un(os) demonio(s).

Hay veces en las cuales la película cimenta un horror tenebroso y sobrecogedor con el bosque lleno de niebla y ruidos extraños, tiene sustos imprevistos muy logrados, y también tiene humor negro pero no se combina totalmente los dos aspectos fehacientemente. Tiene momentos para descostillarse de risa, si, y también tiene momentos truculentos, sangrientos, violentos y morbosos, pero ninguno me llamo la atención más de lo debido, excepto por esa (ahora si lo tengo en claro, no estaba alucinando) escena de violación vegetal que sufre Cheryl, cuando una rama se inserta violentamente en... ya saben dónde. Me encantó ese momento.


Los cinco protagonistas de la película actúan en diferentes niveles, y no sobresalen ninguno más que otro, al menos dejando de lado al indiferente y algo perdedor Ash de Bruce Campbell, que todavía no tenía tintes de culto por esos momentos. Bruce se mantiene alejado del horror (no tanto) hasta el tramo final, en donde queda a la merced de los demonios. Un acierto genial es que ninguno en el grupo representa clichés; todos son iguales a los ojos del espectador, no hay casi diferencias y por eso es un poco más simple sentir algo por ellos.

El filmar entre períodos verdaderamente afectó al film, y los gazapos totalmente visibles están a la orden del día; francamente, de no haber tenido un franco presupuesto ínfimo no hubiera perdonado los terribles errores que se cometen, y a la hora de recordarlos me dan mucha gracia, no saben cuánto.

Lejos está, para mí, de ser The Evil Dead esa joya que todos dicen que es, con todo el respeto que mi opinión les merece a la de todo el mundo que piensa que es magnífica. Simplemente no funcionó en mí tan bien como les funcionó a otros, tal vez en futuros visionados le capte la onda que verdaderamente transmite y le suba la calificación, o sus secuelas me hagan ver lo que significa esta primera entrega .Pero sigo diciendo, es innegable lo que se puede lograr con tan poco y con tantas ideas en una cabeza loca, como la de Raimi.


Calificación: B

5 comentarios:

MM Martin Morales dijo...

A mi me encanto tanto como las secuelas. En una entrevista Raimi dice que en una parte de la filmacion se quedaron sin sangre falsa y se las ingeniaron con mermelada de frambuesa diluida y con leche para hacer los efectos del final. Muy gracioso. Un saludo Luck, espero que te gusten las secuelas.

Bella dijo...

Esta es, como dice Hugo, una de esas películas malas que te hacen reir y que terminan siendo clásicos de culto.

Es así.


Igual no hay nada mejor que Ash con la mano de motosierra jajajaja mirate las secuelasssssssssssss

Rodrigo dijo...

En si depende también de las expectativas que tenes al ver una película, si ya llegas con los comentarios de todas las personas diciendo que es una joya, una obra maestra, se va a hundir todo cuando la veas, es lo que pasa casi siempre. Para mi que te la hundió leer o escuchar muchos halagos... Igual, mira la 2, que es la mejor de la saga para mi gusto...

Saludos... (Buen blog, entro seguido, pero creo que es la 1ra vez que comento...)

Viajero Espacial dijo...

Te confundiste, la que se estrenó aquí como "Noche alucinante" fue "Evil Dead 2", es decir la continuación.

Juan dijo...

Yo tuve las mismas percepciones de la película que se comentan en el post. Y es que la ví de grande, cuando la mayoría de quienes me la han recomendado, al menos a mí, la han visto durante su niñéz.
Es probable que este sea uno de los factores que definen también que sea una entretenida película clase B o un bodrio de primera categoría.