viernes, 22 de enero de 2010

La venganza de la casa del lago ( The last house on the left)

Año: 2009.
Género: Horror.
País: Estados Unidos.
Duración: 114 minutos.
Dirección: Dennis Iliadis.
Intérpretes: Tony Goldwyn, Monica Potter, Sara Paxton, Garret Dillahunt, Aaron Paul, Spencer Treat Clark, Riki Lindhome , Michael Bowen, Martha MacIsaac.

"Luego de llegar a la aislada casa del lago de sus padres, Mari y su amiga Paige son raptadas por un prisionero fugado y sus secuaces. Aterrorizada, brutalmente agredida y dada por muerta, la única esperanza de Mari es regresar a casa de sus padres. Desafortunadamente, los atacantes buscan refugio en el mismo lugar.
Cuando los miembros de su familia se enteran de la espantosa verdad, se ocupan de que los delincuentes maldigan el día en que se les ocurrió ir a la casa del lago ..."

La sorpresa de este 2009 que pasó. Sin haber visto todavía la original de Wes Craven de 1972, que a su vez también era una remake, he de admitir que esta nueva actualización es una de las tantas que le escapan al facilismo visto en las últimas remakes y tiene una historia muy turbulenta e incómoda, tratada de una manera soberbia.

El mayor mérito que le corresponde es hacer de ella una película alejada de la parafernalia adolescente que se ha visto últimamente y darle un tono más adulto, aunque los adolescentes desencadenen la serie de eventos que llevarán a la venganza del título. Acá no hay un camino gratuito, no hay hechos fortuitos, se sabe lo que va a pasar (hasta cierto punto) y la tensión se puede palpar en el aire a cada momento.

Por un lado se encuentra la familia Collingwood, conformada por el papá médico John, la mamá profesora Emma y la hija atleta Mari. Ellos se retiran a la casa del lago para descansar, sobre todo de la muerte hace un año de su hijo mayor Ben.
Los forajidos, liderados por Krug, son su hermano Francis, su hijo Justin y su novia Sadie. Boyando por la vida perpetrando robos y crímenes a mansalva, no tardarán en cruzarse en el camino de Mari y su amiga Paige.


La tensión de todo el filme radica en dos tipos de situaciones: las que involucran al grupo malhechor, que cada acción que cometen los oscurece aún más, y la reticencia de los padres a separarse de su hija, por miedo a que le ocurra algo. Este miedo, canalizado en el momento en el cual se desata todo, es verdaderamente maravilloso y despliega un tópico familiar muy real y profundo.

La trama, que alcanza casi las dos horas de duración, inusitado hecho en el mundo de las remakes, tiene unos primeros momentos llenos de violencia con la liberación de Krug de la custodia policial, y da un vistazo general al grupo criminal. La llegada de los Collingwood a su casa es hermosa, tiene unos planos extremadamente bien cuidados y la escena de Mari nadando en el lago por primera vez tiene un crescendo musical impasible y demasiado bello para poder escribirlo.
Todos estos detalles hacen que ambos bandos de la historia se separen de una manera única y bien visible.

Demás está decir que los momentos incómodos de la película son transmitidos correctamente hacia el espectador, y más de uno moverá la vista de la pantalla al ver la terrible escena del bosque, con todo lo que ella implica.
Dejando de lado el aspecto gore del género, y del film en particular, creo que es excelente cuando una película tiene estos increíbles momentos de tensión manejados por la brutalidad y perversión de la mente humana; cuando un director como el remarcable Dennis Iliadis no escatima pero tampoco derrocha es para aplaudir. Es llevar la película en sus detalles lo que alza esta propuesta. Las cámaras se deslizan muy correctamente y el diseño está por las nubes creando una trama muy limpia en su escenografía y hermosa y oscura a la vez. En términos de remakes, creo que es una de las más artísticas.

Y sus maravillosos intérpretes, un Tony Goldwyn enorme y rescatado desde las sombras fílmicas que tiene un papel correctísimo, como su compañera Monica Potter, también brillante en su papel de abnegada y sufrida madre, muy lejos de los cánones de mujer estereotipados: acá la encontramos como un personaje muy astuto y con más de un as en la manga para salir de más de un aprieto tensionante (escena de la cocina, estupenda). La hija de ambos, en el duro papel de Sara Paxton, brinda una actuación creíble y muy realista.
Garett Dillahunt no creo que esté tan bien, ni tan creíble, pero comparado con sus tenaces compañeros es para ir tomando cuidado, aunque cuando se pone en plano familiar con su hijo, es tétrico.

Si de algo me tengo que quejar, es de la secuencia final, vastamente preciosa pero arruinada por esa toma final totalmente gratuita y que debería no haber formado parte del desenlace; una insinuación, algo implícito como ese último paneo a los maleantes hubiera quedado precioso, pero no.

'La venganza de la casa del lago' es un drama de horror por sobre otras cosas, tiene una trama excelente, un ritmo constante y que vuela como suspiro, un tema interesante para conversar luego, unas actuaciones sorprendentes, y violencia para los que busquen algo del género remarcable. Lejos, lo mejor del subgénero remakes que nos ha llegado.



Calificación: A-.

2 comentarios:

Sir Laguna dijo...

#1. La version de Wes Craven no es un remake. Solo que es sospechosamente similar a The Virgin Springs de Bergman.

#2. No creo que "remake" pueda ser considerado un subgenero en si.

#3. De hecho, fue bastante buena considerando que es un remake. Pero no creo que tanto.

#4. Gracias por la banda sonora qe me pasaste! ;)

Lucksaw dijo...

Laguna, puede que sí, sea considerado a partir de ahora un subgénero, ya que se hacen a rolete y no paran de llegar! Yo las veo como un movimiento con entidad propia.

Es buena, es efectiva, me tensionó mucho, la considero un gran estandarte de thriller de venganza, o como quieran llamarlo. Lejos, de lo mejor que hay ahora.

Y de nada, tengo toda la banda sonora completa, si la querés, sólo tenés que pedirla.