jueves, 17 de diciembre de 2009

Star Trek, el futuro comienza (Star Trek, 2009)

Año: 2009.
Género: Ciencia Ficción.

País: Estados Unidos - Alemania.

Duración: 127 minutos.
Dirección: J.J. Abrams.

Intérpretes: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Zaldana, Karl Urban, Bruce Greenwood, Simon Pegg, John Cho, Anton Yelchin, Eric Bana, Leonard Nimoy, Winona Ryder.


"Todo está preparado para el viaje inaugural de la nave más moderna que jamás se haya creado: la USS Enterprise. Su joven tripulación tiene una importante misión: encontrar una manera de detener al malvado Nero, que movido por la venganza amenaza a toda la humanidad. Pero el destino de la galaxia está en manos de dos jóvenes rivales que nacieron en mundos diferentes. Uno de ellos, James Tiberio Kirk , joven de una granja de Iowa que busca emociones, es un líder nato a la búsqueda de una causa. El otro, Spock , que creció en el planeta Vulcano, lo que lo hace susceptible a la inestabilidad de las emociones de los Vulcanos. Pero Spock es también un brillante y decidido estudiante. Y cuando estos dos fierso instintos choquen indefectiblemente, sólo su improbable pero poderosa camaredería será la única cosa capaz de conducir a su tripualción a través de peligros inimaginables, yendo valientemente hacia donde nunc naide ha ido antes!"


J.J. Abrams es definitivamente el Rey Midas moderno. Luego de su opera prima, que resultó nada más y nada menos que en 'Misión Imposible III', posiblemente la mejor de la saga, Abrams se metió de lleno en la historia Trekkie con no menos que cautela, ya que la saga es mundialmente conocida por tener hordas de fanáticos bastardeados hasta el cansancio por su fanatismo sin fronteras.

Es así como este peculiar director logró lo imposible: realizar una secuela de la longeva saga, y a su vez lograr que esta secuela se convierta en un nuevo punto de partida, fresco y original, para todo tipo de públicos y no sólo para fanáticos, y por eso ya tiene méritos por sí mismo.

La historia comienza entonces a todo trapo, en donde se introduce al villano principal, así como también el increíble despliegue de efectos interestelares (y eso que recién vamos diez minutos de comenzado); el término de esa escena introductoria no puede ser más dramático y sensacional al mismo tiempo, fue excelentemente llevado y realmente empuja al espectador a no quedar indiferente.

Es entonces cuando la trama toma derroteros conocidos y se empieza a desentramar a las estrellas de la saga, James T. Kirk y Spock, desde su niñez hasta la adultez, en donde de una manera u otra sus caminos se cruzarán. La presentación de estos personajes y secundarios afines está lograda de una manera orgánica bastante relativa, ya que el espectador empatiza sinceramente con ellos desde el primer momento de aparecidos. Uhura, McKoy, Chekov, Scotty, todos los nombres sonarán familiares y muchos se decantarán por las peculiaridades de uno o de otro a la hora de elegir algún favorito.

Este detalle se agradece enormentente a los escritores Roberto Orci y Alex Kurtzman, que en vez de sorbecargar a los personajes y hacerlos pesados o tremendamente payasos andantes (como sí lo lograron en la algo decepcionante 'Transformers: La Venganza de los Caídos') lograron construirlos con sus singularidades y conectar entre ellos, así como también actualizar la trama para que sea llevadera y sin muchas idas y vueltas y respetar la idea original de la saga.

En dicho caso, la introducción de los personajes tiene mucho que ver con los actores, una camada realmente joven que se siente como un equipo completo, y su profesionalismo se nota en cada escena, la cual toman como suya y brindan lo mejor de sí mismos, y casi todos auguran un muy asentado futuro en Hollywood: Chris Pine como Kirk promete así como también Zachary Quinto (visto en la serie 'Heroes') y la despampanante Zoe Saldana (próximamente en 'Avatar'), los alivios cómicos de Simon Pegg ( la desopilante obra maestra 'Shaun of the Dead'), John Cho (saga 'Harold & Kumar') y Anton Yelchin (Kyle Reese en 'Terminator Salvation') y hasta incluso Karl Urban no desentonan en absoluto, se los nota totalmente asegurados como un buen grupo. Incluso los cameos del mítico Leonard Nimoy y el pequeño pero encomiable papel de Winona Ryder se sienten como un alivio y una sorpresa absoluta dignos de apreciarse.

Tal vez el único que sufra un poco es el villano, interpretado por Eric Bana ('Hulk', 'Munich'), luce muy bien y algo atemorizante, pero en el final hace espectáculo de una sobreactuación increíble (o al menos eso noté yo) que desentonó con su buena performance previamente vista.

Imposible es que la factura técnica del film no esté a la altura de las circunstancias, y acá lo estruendoso está asegurado: técnicamente es la película de año por todas las secuencias de acción tanto dentro como fuera de la USS Enterprise; cada escena está dotada de adrenalina pura de principio a fin, con ángulos soberbiamente captados por J.J. y una sobrecogedora música de Michael Giacchino, totalmente acorde a las momentos del film y que no duda en cesar para dejar paso al silencio nunca mejor cronometrado en las escenas más dramáticas.

Y yo que pensaba que 'Sector 9' iba a ser insuperable, pero llega 'Star Trek' y domina ese lugar, convirtiéndose derechito en la Mejor película de Ciencia Ficción del Año, sin ninguna duda. Mientras el cine fantástico esté en manos de J.J Abrams, preveo que el género cursará sus Años Dorados en la posteridad próxima.



Calificación: A.

1 comentario:

Oscar Torrado dijo...

J.J Abrams ha hecho algo maravilloso, crear una película sorprendente, inteligente y divertida para todo el público, disfrutable para trekkies y newbies.

Magnifico Chris Pine que pasa de películas románticas adolescentes a actuar en una producción como esta.