sábado, 11 de abril de 2009

París

Año: 2008.
Género: Comedia dramática.
País: Francia.
Duración: 128 minutos.
Dirección: Cédric Klapisch.
Intérpretes: Juliette Binoche, Romain Duris, Fabrice Luchini, Albert Dupontel, Karin Virad.

"Pierre (Romain Duris) es un bailarín profesional obligado a dejar su trabajo cuando sufre un grave ataque al corazón. Mientras espera que un transplante, que puede aparecer como no, le salve la vida, no encuentra mejor pasatiempo que observar a la gente que pasa por debajo del balcón de su departamento parisino. Cuando su hermana Elise (Juliette Binoche), que tiene tres hijos pero no marido, se muda para cuidarlo, Pierre no abandona su nueva costumbre. Y en lugar de bailar él, serán Paris y los parisinos quienes dancen frente a sus ojos."

De vez en cuando y entre tanta parafernalia americana, uno se debe detener y admirar esas obras con las que uno se encuentra al pasar, como me ocurrió con 'París', una pequeña joya del cine francés reciente.

¿Que pueden tener en común un bailarín profesional enfermo, su hermana e hijos, un profesor de historia enamorado de su alumna, ella y su novio, el hermano del profesor y su esposa, 4 vendedores de verduras y pescados, sumando una mujer explosiva entre ellos, una vendedora de panadería y su asistente, cuatro hermosas mujeres, dos hermanos inmigrantes y un vagabundo?

Pues mucho, ya que (sorprendentemente) en esta historia coral tendrán tiempo para entrecruzarse aunque mínimamente para al menos, estar entreconectados. No tanto a la usanza de 'Babel', sin tamaña importancia en estas conexiones pero igualmente valorables. Los puntos de vista de las diferentes situaciones se amasijan para formar un excelente cuadro narrativo, muy tragicómico, que realmente hace un soberbio equilibrio en la trama.

Hay tantos puntos que resaltar en la historia, algunos muy graciosos y otros que tal vez hagan saltar una lágrima. Por eso digo que hay tantos que vale muchísimo la pena verla para que queden totalmente resaltados.
En ciertos momentos las acciones de los personajes son totalmente condenables, pero en el fragor de la historia un sonríe, a pesar de saber que lo que hacen está mal. A tal punto uno se entromete en la vida de los personajes, y eso creo que es un punto totalmente maravilloso.
La banda sonora se apoya bastante con las bellísimas imágenes de París; una banda sonora tranquila, leve, hermosa, y por sobre todo muy disfrutable...

Romain Duris y Juliette Binoche destacan por sobre encima de todo el elenco como los hermanos unidos en la desgracia, y realmente demuestran su talento a todas luces; ninguno se opaca ni sobreactúa para con el otro, aunque la escena final de Duris es a la vez hermosa y triste. El mensaje que deja es totalmente conmovedor.

El director Cédric Klapisch hizo un espectacular trabajo en el que se juntan las moralejas de la vida, ese ímpetu por el cual uno no debe abandonar la vida aún teniendo 40 años cuando puede seguir viviendo ya que otros esa oportunidad tal vez la tengan. Y por sobre todo, esta demasiado orgulloso con su ciudad, a por la cual algunos soñaran despiertos.
Uno de los aspectos bajos del film es que en algún momento las historias no terminan de cuajar por separado o en conjunto, o simplemente no le encontré explicación al hecho de que la historia del inmigrante y la chica árabe que atiende la panadería no terminan de cobrar sentido.
Incluso ese detalle no hace al hecho de que disfrutar esta historia en la inmensidad de la 'Ciudad que nunca duerme' y ver deambular a estos personajes tan carismáticos es una sensación única...


'París' es una película totalmente cautivadora, y aún después de terminada uno tiene todavía ganas de más, incluso para quedarse observando los créditos finales (esto debido a la total y para nada desperdiciable combinación de imágenes y música en total perfección).
Una película altamente recomendable, apta para los nostálgicos de París y amantes de las historias con mucho entramado y poderío narrativo.



Calificación: B+.