viernes, 2 de enero de 2009

La habitación de Fermat

Año: 2007.
Género: Thriller.
País: España.
Duración: 88 minutos.
Dirección: Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña.
Intérpretes: Lluís Homar, Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Santi Millán, Federico Luppi.

"Cuatro matemáticos desconocidos entre sí son invitados por un misterioso anfitrión con el pretexto de resolver un gran enigma. La sala en que se encuentran resulta ser un cuarto menguante que les aplastará si no descubren a tiempo qué les une y por qué alguien quiere asesinarles. "

El año empieza de la mejor manera posible, con una nueva e intrigante obra de la mano de 2 españoles nuevamente, esta vez son Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña en una película donde la matemática y la lógica se entrecruzan con el thriller al mejor estilo de Agatha Christie, y bebiendo de fuentes como la canadiense "Cube" o la saga "Saw" sin ir mas lejos.

El primer punto y más destacable a favor que puedo encontrar en "La Habitación de Fermat" es el tono descafeinado y totalmente elegante con el tratamiento del thriller, algo que tanto en "Saw" por su tono sangriento, como en "Cube" por su tremenda carga, tanto matemática como también por su aporte totalmente sangriento.

A partir de esto, tenemos ahora sí, a cuatro matemáticos invitados a la vera de un lago, desconocidos entre sí y mediante una sencilla pero suficiente presentación de personajes, entramos en la trama en sí. Una vez en la sencilla casona, llega el quinto integrante, el misterioso anfitrión Fermat, que se retirará por un inconveniente dejando a los invitados solos.
Es en ese momento cuando los enigmas empiezan a llegar en el PDA que les entregaron; al notar que sólo tienen un minuto para resolver estos acertijos, y que tras ese minuto las paredes comienzan a menguar, deberán hacer algo al respecto para resolver su acuciante situación...



En términos generales, los cinco actores están muy correctos en sus papeles, sorprendiendo con su interpretación está Alejo Sauras, un comediante de España que le toca en gracia un papel bastante maduro pero sin adolecer de bromas típicas de un veinteañero, Elena Ballesteros dando el toque femenino al grupo, Lluís Homar es el profesor viejo y jocoso, Santi Millán el alcohólico y por supuesto Federico Luppi entregando su siempre eficaz actuación. Lo que tienen en común todos es ese halo de misterio en dónde todos hicieron algo malo y por ese secreto están pagando un alto precio. En ese sentido, las constantes bromas que se hacen entre ellos (que puede descolocar a más de uno) quedan de lado llegando al final, donde la situación de todos es, valga la redundancia, bastante asfixiante. La química entre ellos es amena.

El aspecto más bastardeado del film fue impunemente el nivel de dificultad de los acertijos, que es relativamente fácil para estos 4 matemáticos; yo creo que fue una decisión bastante acertada para hacer participar un poco al espectador, a la vez que también no se haga muy difícil de comprender y seguir la historia.


Que dicho sea de paso, contiene algunas sorpresas bien elaboradas y entregadas a su debido tiempo, que enriquecen la somera situación y le da nuevos matices. Los motivos del asesino son bien claros, para nada complicados, y por supuesto ideados al menor detalle, sin posibilidad de falla alguna.
Algún que otro hueco quedará a lo largo de la trama, pero en general está bien resuelta.

Los directores provienen del mundo cómico, por lo que la película está llena de chistes fáciles y que por momentos incomodan por lo acotado de la situación en que son hechos, pero afortunadamente no sirven de lastre a la historia, que para ser una ópera prima es un estupendo comienzo para ambos. Una escena de ellos, que utiliza los pocos efectos especiales con los que cuenta la película, está perfectamente utilizado: el plano cenital, la habitación que se encoge vista desde arriba es genial. Esa escena se queda grabada de lo bien realizada que está.


El cine español apostó por este thriller de estupenda pero sobria puesta en escena, y creo que salió ganando, sin pretensiones y por supuesto sin nada que envidiarle a propuestas de éste y del otro lado del charco. ¡Realmente altamente recomendable!





Calificación: B+.